Continuando con esta «serie» de 33 Citas de…, compartiré las 33 citas seleccionadas de este excelente libro de Jonathan Leeman y el ministerio 9 Marks, que recomiendo a todo creyente, y en particular, a los líderes de las iglesias.

  1. La iglesia local no existe por el permiso del Estado. Existe por la autorización expresa de Jesús. Después de todo, es Jesús quien tiene el imperio, no el Estado. Ser cristiano es saber esto: en Jesús se encuentra la autoridad final … Toda autoridad en el cielo y en la tierra ha sido dada a Jesús; y él da a su Iglesia la autoridad para ir a las naciones.
  2. La iglesia local también es una servidora de Jesús y él le concedió una autoridad que tú y yo no tenemos como cristianos individuales. Esto afecta radicalmente lo que es la iglesia local y lo que significa ser miembro de ella.
  3. La iglesia local no es un club para cristianos. No es una asociación benéfica donde la membresía es opcional. No es un grupo abierto de personas que comparten un interés en asuntos religiosos y que se reúnen semanalmente para hablar de lo trascendente.
  4. Erróneamente los cristianos: Piensan que es correcto asistir indefinidamente a una iglesia sin unirse a ella; Piensan que se puede separar el bautismo de la unión de la iglesia;  Ven la Cena del Señor como una experiencia privada y mística apta para los cristianos y no como una actividad para los miembros de la iglesia  que se han sumado a una vida colectiva con los demás miembros. Dan por hecho que no hay nada de malo en la costumbre de saltarse algunas reuniones dominicales; Toman decisiones importantes en su vida sin considerar los efectos que traerán a la iglesia, o sin consultar la sabiduría de los pastores y miembros de la congregación; No se dan cuenta de que tienen una parte de responsabilidad tanto en el bienestar espiritual como en el sustento físico de otros miembros de la congregación. (Cita adaptada)
  5. Asumimos que tenemos la autoridad de manejar la vida cristiana a nuestra manera. Incluimos  a la iglesia en nuestros planes cuando y como nos conviene.
  6. La iglesia local es la autoridad que Jesús ha instituido en la tierra para confirmar oficialmente nuestra vida cristiana y moldearla.
  7. La Biblia establece la iglesia local como la más alta autoridad en la tierra en relación con tu discipulado en Cristo y con tu ciudadanía en la actual nación prometida de Cristo.
  8. La Biblia no habla de la membresía de la iglesia en la forma que a ti te gustaría que lo hiciera. En su lugar, habla de cómo los miembros de su pueblo se reúnen todos juntos, bajo su suprema autoridad. Jesús está interesado en los ciudadanos de un reino, no en los miembros de un club.
  9. Una iglesia local es una verdadera embajada, establecida en el presente, que representa el Reino futuro de Cristo y su Iglesia universal.
  10. Ser miembro de la iglesia significa ser la iglesia; al menos una parte de ella.
  11.  Jesús no nos dejó solos para que nos gobernásemos a nosotros mismos y nos declarásemos sus ciudadanos. Él dejó una institución preparada para confirmarnos como creyentes y para moldear nuestras vidas cristianas y dirigirlas.
  12. La iglesia local protege la reputación de Cristo separando los creyentes verdaderos de los falsos.
  13. Los cristianos no se unen  a las iglesias; se someten a ellas.
  14. El primer paso de la vida cristiana es -siempre- el bautismo.
  15. Los cristianos son responsables de someterse a sus líderes en particular (Heb 13:17).
  16. Ser cristiano significa pertenecer a una iglesia. Nadie recibe la salvación y luego queda dando vueltas por ahí solito,  pensando si va a unirse o no a una congregación… Ser miembro de la iglesia significa ser uno de los que constituyen la iglesia.
  17. La iglesia local es un grupo de cristianos que se reúne regularmente en el nombre de Jesús para confirmar y supervisar oficialmente la membresía mutua en Jesucristo y en su Reino a través de la predicación del evangelio y la práctica de los sacramentos.
  18. Si un hermano ha pecado y su pecado no concuerda con su confesión de fe, Jesús, entonces, recomienda cuatro etapas de confrontación. En la primera etapa la confrontación se mantiene en privado. Si el pecador se arrepiente, su confesión de fe recobra su credibilidad y la confrontación cesa. Su vida vuelve a concordar con su confesión y vuelve a representar a Jesús correctamente.
  19. En la segunda etapa la confrontación se abre para incluir a dos testigos, como cuando se administraba justicia en el Antiguo Testamento.
  20. En la tercera etapa se involucra a toda la iglesia o asamblea. Si el pecador sigue sin arrepentirse se llega a la cuarta etapa, la cual significa expulsar a la persona de la comunidad del pacto: Tratarlo como un no creyente. Esto se suele llamar disciplina eclesial o excomunión.
  21. La iglesia local tiene la autoridad celestial para declarar quién en la tierra es un ciudadano del Reino y, por tanto, representa al cielo y a Cristo.
  22. Que los cristianos se reúnan es importante por varias razones. Una de ellas es que es donde -nosotros  los creyentes- declaramos públicamente nuestra más alta lealtad.
  23. Cuando nos reunimos, nuestro Rey promulga su autoridad a través de la predicación, los sacramentos y la disciplina.
  24. ¿Qué es la iglesia local? Es la institución que Jesús ha creado y autorizado para proclamar el evangelio del Reino, confirmar las confesiones de fe, supervisar a sus discípulos y poner al descubierto a los impostores. Tal y como dije en el capítulo 1, no nos unimos a la iglesia como hacemos con un club. Nos sometemos a ella como nos sometemos al Gobierno.
  25. La membresía de la iglesia es una relación formal entre la iglesia y el cristiano, caracterizada por la confirmación y la supervisión eclesial del discipulado del cristiano, y la sumisión del cristiano para vivir su discipulado bajo el cuidado de la iglesia.
  26. Por lo tanto: (1) La iglesia como cuerpo confirma oficialmente la profesión de fe y el bautismo de la persona como creíble. (2) La iglesia promete supervisar el discipulado de esa persona. (3) La persona se somete formalmente al servicio y autoridad de este cuerpo y de sus líderes.
  27. Todo el asunto de la membresía de la iglesia trata acerca de la iglesia local asumiendo responsabilidades específicas por tu vida; y de ti asumiéndolas por tu iglesia.
  28. Escoger a Cristo significa escoger una iglesia local. Habiendo escogido a Cristo, el cristiano no tiene otra opción que escoger unirse a una iglesia local.
  29. No puedes cumplir tus obligaciones con otros cristianos y con los líderes de la iglesia sin la iglesia local; al menos no de la manera que las Escrituras te exigen cumplirlas.
  30. La vida cristiana en el Nuevo Testamento es la vida de iglesia. Los cristianos en la actualidad deberían esperar y desear lo mismo.
  31. La membresía te ayuda a saber a qué cristianos del planeta tierra tienes la responsabilidad específica de amar, servir, supervisar y estimular. Te capacita para cumplir tus responsabilidades bíblicas con el cuerpo de Cristo.
  32. Los cristianos deberían someterse públicamente a las iglesias locales, con lo cual quiero decir formalmente u oficialmente. Deberían unirse a la iglesia comprometiéndose con el cuerpo local de creyentes en el que participarán con regularidad de la Cena del Señor. Jesús se identificó públicamente con su Iglesia. Nosotros debemos identificarnos públicamente con él y también con su pueblo: uniéndonos a la iglesia.
  33. La iglesia local define al mundo lo que es el amor a través de la vida de sus miembros.

Usted puede solicitar este libro o comprarlo por Amazon.

Agradezco al hermano Edgar Aponte por regalarme este libro hace 2 años en la Conferencia PSC16.

Dios les bendiga.