Como hemos visto, tenemos antecedentes de reforma en Francia con los albigenses y los valdenses en el siglo XII. Por su parte Inglaterra haría su propio trabajo con Juan Wyclif en el siglo XIV, e Italia con Jerónimo Savonarola en el siglo XV cuya muerte dista sólo a dieciocho años del 31 de Octubre de 1517.

Factores que impulsaron la Reforma

1. El Renacimiento

Generó un cambio de mentalidad social pues hubo progresos en la educación, el desarrollo de las artes, la literatura, y la ciencia. Cambio liderado por aires renacentistas en Europa, dejando atrás la Edad Media y dando inicio a una nueva era de modernidad que tendría como sello el desarrollo de cada una de estas disciplinas pero distanciadas de la religión. De aquí en más los líderes en estas disciplinas no serían hombres religiosos sino laicos, particularmente en Italia. Lo anterior contribuyó a mirar las Escrituras también como un campo de estudio. Muchos que estaban interesados en las Escrituras despertaron en el interés del griego y del hebreo, y a los fundamentos de la fe, sin asumir como necesariamente cierta la dogmática de Roma. Todo lo anterior se expandió rápidamente por Europa debilitando el poder de la Iglesia.

2. La invención de la Imprenta moderna

Gutenberg1 fue su creador en la década de los cincuenta durante el siglo XV, y sería un aliado de la Reforma al poner a disposición decenas de copias de las Escrituras desde 1456 en adelante. Hasta ese entonces las copias eran hechas por monjes o frailes de monasterios a mano, y Gutenberg, sin saberlo, revolucionó la forma de copiar libros.

La Biblia comenzó a estar en mayor circulación, incluso siendo traducida, y por sobretodo poniendo en evidencia el alejamiento que la Iglesia Católica tenía de ella.

3. El patriotismo

Cada región empezó a hablar de identidad política y religiosa, lo que generó el «divorcio» entre las naciones y las «autoridades eclesiásticas» extranjeras (particularmente las de Roma), llevando a las iglesias a decir: «Ese obispo no es nuestro obispo y no vemos diferencia entre Clero y laicos».

4. El descontento con la Iglesia y su administración

Hacia el siglo XV el descontento en Europa con la administración de la Iglesia era evidente. La iglesia junto a sus autoridades ya no eran vistas con la admiración de antes, sino con un temor y desprecio producto del engaño con el que seducían a las masas. No deja de ser interesante notar que desde el siglo XII en adelante los cuestionamientos de mayor impacto no surgieron de figuras externas de la Iglesia, sino de figuras internas. Esto, junto con los factores ya antes mencionados, prepararon el camino para la Reforma protestante que tendría impacto en gran parte de Europa.

La Reforma en Alemania

Mientras el ambiente en Europa era según lo mencionado, en el Electorado de Sajonia (estado Alemán), Martín Lutero, monje y profesor de la Universidad de Wittenberg con un espíritu inquebrantable, al que muchos historiadores llaman un espíritu demente, sería usado por Dios para cambiarlo todo.

Durante el ministerio de Lutero, León X ejercía el papado en Roma (1513-1521). León X necesitaba recursos para terminar la Basílica de San Pedro en Roma, pero la situación de recursos de la Iglesia Católica era crítica, pues la mala administración, y la disminución en los ingresos por conceptos de impuestos, donaciones, y otros, habían mermado notablemente los recursos económicos de ésta. León X ideó un plan para adquirir dinero, el plan consistía en vender indulgencias a las personas, indulgencias que garantizaban el perdón de pecados y la vida venidera. La compra podía hacerse en favor del comprante o de algún otro. Para formalizar su plan León X el 31 de Marzo de 1515 promulgó una Bula para solicitar los “donativos” de los fieles e infieles que quisiesen salvarse.

En Alemania, el monje Juan Tetzel, fue comisionado por León X para implementar y llevar a cabo la venta de indulgencias. Tetzel recorría Alemania diciendo: «Tan pronto como su moneda suene en el cofre, el alma de sus amigos ascenderá del purgatorio al cielo». Esto indignó a Lutero e hizo que abiertamente Lutero condenara sus enseñanzas, y diera una respuesta concreta y directa a Tetzel y a Roma por medio de sus 95 tesis. Los historiadores han puesto como fecha a la publicación (clavado) de las 95 tesis de Lutero en la puerta de la catedral del Palacio de Wittenberg, el 31 de Octubre de 1517, asignándole también a esta fecha, el inicio formal de la Reforma. La mayoría de las tesis publicadas en el pergamino que Lutero clavó en la catedral, eran en contra de la venta de indulgencias, atacando a Roma, al papa, y a los sacerdotes. Si bien la respuesta de represalia a Lutero no se haría esperar de parte de las autoridades de la Iglesia, Lutero permaneció firme y fiel a sus creencias basadas en las Escrituras declarando que: «La salvación es solamente por la fe en Jesucristo. Pues el justo por la fe vivirá».

Las 95 tesis de Lutero empezaron a circular, lo que fue posible gracias a la imprenta. Todo esto generó un debate teológico y un cuestionamiento social aún mayor. La gente tenía acceso a los postulados de Lutero mediante folletos, y recibía una contraparte que desacreditaba dichos postulados de parte de las autoridades de la Iglesia. Roma tomó medidas, y se decidió condenar formalmente las enseñanzas de Lutero, lo que desembocó en una nueva Bula del papa León X en Junio de 1520 que excomulgaba a Lutero de la Santa Iglesia. El papa ordenó a Federico el Sabio, que le entregase a Lutero para juzgarlo y castigarlo, pero Federico en vez de hacer esto, le dio protección, pues simpatizaba con las enseñanzas de Lutero. Cuando Lutero se enteró de que se le había excomulgado, declaró: «Esta es la Bula execrable del anticristo» para después quemarla en las puertas de Wittenberg públicamente, junto con otros escritos relacionados a la leyes la Iglesia Católica, ante una particular asamblea compuesta por profesores de la Universidad, alumnos, y el pueblo. Esto se consideró y constituyó la renuncia oficial de Lutero a la Iglesia Católica Romana.

Al año siguiente en 1521, Lutero fue citado ante la Dieta2 de Worms que estaba en ejecución. El Emperador Carlos V le prometió a Lutero un salvo conducto para que pudiese ir a Worms sin temer cosa alguna. A pesar del salvo conducto a Lutero se le advirtió que podía correr peligro su vida a lo que Lutero replicó: «Iré a Worms aunque me acechen tantos demonios como tejas hay en los tejados». Por lo que el 17 de Abril de 1521 Lutero se presentó ante la Dieta presidida por el Emperador, en donde se le preguntó explícitamente si se retractaba de sus escritos en contra de la Iglesia, pues la Dieta esperaba que se retractáse. Lutero no pudo hablar en primera instancia y pidió un día para dar una respuesta. Después de pensarlo, Lutero volvió a presentarse ante la Dieta y se le volvió a preguntar si se retractaba, a lo que Lutero respondió: «Si no se me convence mediante testimonios de la Escritura y claros argumentos de la razón – porque no le creo ni al papa ni a los concilios ya que está demostrado que a menudo han errado, contradiciéndose a sí mismos -, por los textos de la Sagrada Escritura que he citado, estoy sometido a mi conciencia y ligado a la Palabra de Dios. Por eso no puedo ni quiero retractarme de nada, porque hacer algo en contra de la conciencia no es seguro ni saludable. ¡Dios me ayude, amén!». El emperador cumplió su palabra, y a pesar de la influencia de algunos para que Carlos V prendiese y matase a Lutero por ser un hereje, el emperador le dejó ir en paz, pero inmediatamente promulgaría el Edicto de Worms que declaraba que cualquiera podía asesinar a Lutero sin temor a represalias. En base a esto y por sospechas, Federico el Sabio «secuestra a Lutero» durante su viaje de regreso y le otorga seguridad secreta en el castillo de Wartburg en Turingia, en donde traduciría el Nuevo Testamento al Alemán, en menos de un año. Muchos pensaron que Lutero había muerto, pero los rumores de la muerte de Lutero, lejos de apagar el espíritu de la Reforma lo avivaron como el viento lo hace con el fuego.

Para cuando Lutero vuelve a la escena pública, los estados Alemanes estaban divididos en romanos y reformados, sector sur y norte respectivamente. En 1529 se llevó a cabo una Dieta en Espira que buscase reconciliar ambos sectores pero fue estéril, incluso provocó que las enseñanzas de Lutero se prohibiésen en todos los estados en donde aún no dominaban, y además se demandó que en los sectores en donde el Luteranismo dominase, se dejase a los católicos en paz ejercer sus creencias. Los príncipes luteranos hicieron una protesta formal en contra de la Dieta, no se dejaron doblegar y declararon que «es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres», lo que les dejó el nombre de protestantes hasta hoy.

1 Johannes Gutenberg, humilde orfebre del siglo XV nacido en Alemania e inventor de la imprenta con tipos móviles.

2 Asamblea de los príncipes o gobernantes del Santo Imperio Romano, presidida por el emperador Carlos V, en Worms, Alemania (28 de Enero al 25 de Mayo de 1521).

 

Bibliografía

  1. Hurlbut, Narro, Flower La Historia de la Iglesia Cristiana (Vida, 1952)
  2. Justo L. González Historia del Cristianismo (Unilit, 2003)